Las crónicas de Zico y Paca

Las falseadas máscaras del PSOE

Las falseadas máscaras del PSOE

Muchos años después…, leal a mis principios y fiel a nada ni a nadie, ante el espejo de mi vida, desde mi orgullo, recordé los aprendizajes y enseñanzas de mi ascendencia familiar. Ellos, y fundamentalmente ella, (mi madre), fueron leales a sus ideas, y al final de sus vidas me legaron una trayectoria de tolerancia y la enseñanza, muy útil, de no regalar nada al adversario.

Mi abuelo paterno, somatén en el Padul (Granada), se preciaba de haber arrastrado a Fernando de los Ríos, (socialista), tras un mitin, a unas cuadras y de haberle restregado la cara en las cagadas y boñigas del suelo. Mi padre, miembro de las JAP (Juventudes de Acción Popular), fuerzas de choque paramilitares de la CEDA y sargento de artillería, corregía desde la Torre de la Vela, con su formación matemática, el tiro de los obuses y morteros que bombardeaban el Albayzín granadino al inicio de la Guerra Civil. Mi abuelo materno, estaba entre los preparadores del Golpe de Estado en Baena (como otros abuelos de altos dirigentes de IU-CA), encargándose del material sanitario, y resistente en el Cuartel de la Guardia Civil, el Castillo y otros edificios, donde se atrincheraron “las gentes de orden”, hasta el 28 de julio de 1936, fecha de la sangrientamente denominada “liberación de Baena”, por las tropas de Sáenz de Buruaga.

Como consecuencia, de la implicación de su marido en el golpe de estado, mi abuela Lola y sus tres hijos, Carlos (estudiante de 16 años), Pepe (estudiante 14 años) y Emilia, mi madre, (Estudiante de 13 años), fueron detenidos y tomados como rehenes. Presos en el convento de San Francisco (cuartel de las fuerzas milicianas anarquistas y socialistas), fueron juzgadas por un Tribunal Popular, absueltas pero se quedaron de rehén al mayor de los hermanos. A los pocos días, tras la entrada sangrienta, de Sáenz de Buruaga en Baena, mi tio Carlos fue asesinado brutalmente por las denominadas “hordas rojas-marxistas”. Después de una intentona frustrada de la reconquista de la ciudad por una amalgama voluntarista de fuerzas republicanas, mi madre y mi abuela fueron utilizadas como escudo humano, por las fuerzas pro gubernamentales en retirada. Violaron a mi abuela delante de su hija. Mi madre.

Jamás hicieron uso ni alardes de odio ni de venganza., ni yo escuché esos sentimientos en mi casa. Tampoco hicieron uso de sus carnets de excombatientes, o de ex presidiarios para beneficio o medro propio. “Nunca mercadees con la sangre de los tuyos”. Al llegar la democracia, mi madre, que había dado comida y cobijo en la casa familiar, a militantes comunistas durante la clandestinidad, o hecho la gelatina para imprimir pasquines a unos inútiles intelectuales orgánicos de la clase obrera, ayudó a fundar la UCD en la Campiña de Córdoba. Previamente fui un niño y joven de derechas, y me caí del caballo en la Universidad, por la via intelectual, y metí en mi mochila, la apuesta de los comunistas, por el Pacto por la Libertad y la Reconciliación Nacional. Entré en el PCE. Ese es mi orgullo personal.

Por eso, y por mucho más,(fundamentalmente mi memoria), el otro día volví a tener un sentimiento de naúsea, y de asco político ante una actuación del PSOE de Baena y por extensión hacia el PSOE de Andalucía (de la que mi pueblo es un microcosmos). El otro día, se discutía una propuesta de IUCA. Pedían que se retirara la medalla de oro de Baena, a Franco y a Sáenz de Buruaga (no dos asesinos, sino dos criminales carniceros). Nunca he tenido conocimiento de esa concesión honorífica, se hubiera retirado en la primera corporación democrática, donde fui primer teniente de alcalde del PCE en coalición de la izquierda de entonces, como se hizo con el callejero. El PSOE dio libertad de voto, como expresión de ese nadar y guardar la ropa, del que hace gala en el mundo mundial. Se abstuvieron cuatro de sus concejales (una abogada, una médica, un labrador meritorio, y un ex profesor de Educación Física). Con su abstención, les guste o no, bendijeron los ríos de sangre y las manchas de odio por las calles y conventos de Baena.

La Guerra Civil española se inició, sin tener que recurrir a Viriato, en la coincidencia de varios golpes de estado, impulsados por los terratenientes, banqueros, la Iglesia, sectores fascistas y militares. Inmediatamente se desbordaron los baños de sangre, incontrolados y vengativos unos, planificados y sistemáticos otros. Por eso, no puedo entender como el PSOE de las clases de Memoria Histórica, da libertad de voto en estos temas. No los puedo entender, salvo que sigan practicando aquello de que tu mano derecha, no sepa… Que el PSOE, partido corrupto y corruptor (políticamente hablando), haga estos juegos de mano, no me extraña. Es su ser. En política, son unos irresponsables. Deciden marchar todos juntos y ellos los primeros por la senda del laicismo, de la memoria historia, de la autodeterminación catalana o del andalucismo, de lo que sea…. calientan el ambiente, tensan la situación, regalan argumentos a la derecha, y cuando esta se moviliza, se asustan y aluego reculan que dan pavor. Quítense de en medio y no manchen más la vida política de la sedicente izquierda. Aunque ya la historia, hará que a cada cerdo o cerda le llegue su sanmartín… Agua que no has de beber, déjala correr.

A Zico, a Paca, mis perros, a Lydia, les he pedido que esta semana me dejen torear solo. Esto es cosa mia, a mi me gusta también cobrar las deudas. Me han respetado… y por eso, también, los quiero.

Luis Carlos Rejón

Profesor de Historia, escribe de actualidad política en las Crónicas de Zico y Paca
Luis Carlos Rejón
Click para comentar