Música

Morente y la poesía: Donde habite el olvido

Morente y la poesía: Donde habite el olvido

Enrique Morente en el Patio de los Leones (La Alhambra)

Granada, no tengas miedo de que el mundo sea tan grande, de que el mar sea tan inmenso. Tú eres la novia del aire. La de la sombra de plata, la del almendro, la que parece de nieve y por dentro es fuego” Habanera imposible. Carlos Cano

Empieza el llanto de la guitarra. Es inútil callarla. Es imposible callarla”. La guitarra. El poema de la siguiriya gitana. Poemas del cante hondo. Federico García Lorca

Con el cante desgarrado de estas dos estrofas se despedía públicamente Estrella Morente de su padre, el maestro Enrique Morente, el único cantaor junto a Camarón que ha cantado todos los palos del flamenco, y probablemente el que más haya hecho por su hermanamiento con otras culturas no tan lejanas.

Letras de Carlos Cano y Federico García Lorca, que de muerte morida y muerte matada le acompañaran ya en ese lugar que muchos guardamos en nuestra memoria colectiva y en la que solo alcanzan a perdurar los más grandes, los que trascienden.

No muchos saben que esta despedida se cierra -o no- el vínculo casi telúrico de ambos granadinos. Empezó en Radio París y continuó con el primer disco del trovero granadino A duras penas, 1976 con la canción Anochece donde un canto profundo y angustioso de Enrique le da un punto trágico al tema. Luego continuaron en paralelo en su etapa más andalucista o abriendo -casi en paralelo- el flamenco y la copla hacia un futuro mejor. En la muerte de Carlos, Enrique fue el que mejor pudo definir lo que había pasado: “Se ha roto el alambre de todo lo que nos sostenía” se le oyó decir aquel 19 de diciembre.

Y razón no le faltó.

La poesía no quiere adeptos, quiere amantes”. Federico García Lorca

Tanto Carlos Cano como Enrique Morente cantaron a Lorca y consiguieron llevar al autor de Poeta en Nueva York, ya fuera con el rompedor Omega (1996) o con un elaborado Diván del Tamarit (1998) a la cumbre de la musicalidad poética.

Ambos demostrarían en sus carreras ser grandes amantes de la poesía empapándose no solo de Lorca sino también de poetas andaluces como Alberti, Juan Ramón o aquel andaluz triste Luis Cernuda, al que Cano dedicó el disco A través del olvido (1986) y Morente la canción que aquí os dejamos Donde habite el olvido, la podréis encontrar en el disco que empezó como documental Morente sueña la Alhambra,

Una obra de arte. Disfruten.

Donde habite el olvido

“Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

Tono Cano

Tono Cano

Anartista. Editor y periodista. Fotógrafo.

Director de secretOlivo
Tono Cano

Latest posts by Tono Cano (see all)

3 Comments

3 Comments

  1. Marisa

    diciembre, 2011 at 10:00

    Decía Carlos Cano que él era “un andaluz triste, como Luis Cernuda”.

    Con Morente, tres grandes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Archivos

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)

parriba