La Sandunguería

Esto con el César no pasaba

César

Esto con el César no pasaba

La Infantería de Julio César, la mítica legión decimotercera que derrotó a Pompeyo, podría haber sabido de sobra que tan dictator era uno como el otro. La clave de todo aquel embrollo latino que no acababa de derrocar a las tribus galas cuando se metió, cansada, en una guerra civil cruenta fue que su general siempre estuvo al frente en toda batalla, el resto seguía su ejemplo.

La República estaba a punto de terminar y sólo tuvo un cronista, el vencedor. El mayor logro de Julio César fue que sólo él tuvo la capacidad de escribir qué sucedió en la Galia y, con un ego como para tirar ciudades abajo, hablaba de sí mismo en tercera persona y se admiraba en sus escritos de lo bien que lo había hecho.

¿Es discutible, pues, el valor de los galos? ¿Podríamos negar sus cuerpos de gigantes o el brazo de dios nórdico que se le presupone a Vercingétorix? Ni sí, ni no, ni lo contrario. El único testimonio paralelo vino veinte siglos después con el primer cómic de Astérix, por lo que decir que es paralelo es una aventura inexacta.

De esa forma, Cayo Julio César puso en relieve el más prodigioso de los medios de poder: el control de la información. Otros cronistas hablaron de Vercingétorix, pero no contaron en primera instancia qué pasó en la Guerra de las Galias, ningún legionario romano, por supuesto ningún soldado galo, puso una coma a los escritos que el César escribía para informar al Senado de qué sucedía.

Tanto fue así, tan bien dominó los medios informativos que, muchos siglos después de su muerte, aún había romanos de los buenos, de los de verdad, de esos romanos que no llevaban las tuniquitas cagaditas, ni los pendientitos, ni tatuajitos, ni las mariconaditas de la época moderna romana que acostumbraban a decir, cada vez que había una discusión política, la famosa frase: “Esto con el César no pasaba”.

Fernan Camacho

Fernan Camacho

Soy un tipo normal que un día juntó dos palabras y alguien, no recuerdo quién, me dijo que el puzzle no estaba mal. Después descubrí que las noches que no escribo suelo nacer muerto al día siguiente. En otro orden de cosas, nato el 15 de junio de 2013, en Sevilla, y actual estudiante de Derecho y Ciencias Políticas. Nada que ver.
Fernan Camacho

Latest posts by Fernan Camacho (see all)

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Archivos

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)

parriba