La Sandunguería

El mundo

Fernan Camacho

Fernan Camacho

Soy un tipo normal que un día juntó dos palabras y alguien, no recuerdo quién, me dijo que el puzzle no estaba mal. Después descubrí que las noches que no escribo suelo nacer muerto al día siguiente. En otro orden de cosas, nato el 15 de junio de 2013, en Sevilla, y actual estudiante de Derecho y Ciencias Políticas. Nada que ver.
Fernan Camacho

Latest posts by Fernan Camacho (see all)

Los hay que van contracorriente, dicen, pero la realidad (que se construye castillos a menudo inexpugnables) nos podría estar diciendo mediante señales un tanto extrañas que, verdaderamente, no hay corriente contra la cual ir. En esas vive, por ejemplo, Dani Martín, ex-cantante del “El canto del loco”, que ha declarado recientemente que antes que hacer una canción mala, moriría.

El mundo está de canto. ¡Ni una página en blanco más!, se diría aquel que antes escribía sobre las estrellas que contaba. Luego llegó la contaminación, que es una forma muy disimulada de privatizar la astronomía. Desde entonces sólo ven estrellas los que tienen una casa de campo, una segunda residencia apartada de la civilización de las que sirven para “apagar el móvil”. Ellos van a su casa de campo, se sientan en el porche y contemplan a la constelación tal o cual intentando quitarle el cinturón a Orión. La gente que vive en el campo está dormida porque las borregas no entienden del cosmos, por lo que no lo disfrutan tanto. Será que yo para trabajar necesito el móvil y, desde que me he concentrado en escribir, me gusta mi trabajo: De esa forma, no sufro por tener el móvil siempre encendido. Creo que quién sufre por tener el móvil encendido debería apagarlo, y quién sufre en la ciudad debería irse al campo. En esas vive la política, que quiere hacer una cosa, pero siempre pasa algo que hace que justo haga la contraria. Todos menos Mariano Rajoy, que lo hace va al revés: Cuando todos piensan que está pensando en la Vía Láctea, en realidad, se está postulando a Presidente.

Es este un mundo raro. Todos se alegran de ver a las Españas conquistar el mundo en unas Olimpiadas, o en los Óscars… Pero qué poca gente va a ver un partido de bádminton, donde Carolina Marín se haga la reina del deporte. Qué poca gente conecta la televisión para ver los europeos de natación en los que una tal Belmonte (que ha modernizado el apellido y lo ha pasado de torero a mujer “echá p’alante”) impone su ley.

¡El mundo es ese sitio extraño y valioso donde una mujer que se depila, se pone tal o cual ropa que encontró en determinada tienda, lleva un pelo casi canónico, se pinta para ir a la playa de la forma más moderna y usa una toalla de un material característico (y no de otro), le dice a una señora que no puede usar otra cosa! ¡Es más! ¡El mundo es el sitio donde eso lo hace un hombre!

Y por encima de todo esto, Dios. Un tipo con barba. Le habrán visto en alguna película.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Archivos

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)

parriba