Entrevistas

Antonio García Corbacho: “Se ha primado por encima de todo la ignorancia y la incultura”

Antonio García Corbacho: “Se ha primado por encima de todo la ignorancia y la incultura”

El veterano maestro acaba de publicar su segundo libro de poemas, ‘Solo quiero versarte’, micropoemas de amor y vivir

Es un poemario sobre mi lucha atroz contra el sistema que nos aborrega”

Antonio García Corbacho es poeta y maestro, aunque el orden de su categoría podría invertirse y ser un maestro que vive la poesía. Hombre de Gaucín, sus escapadas son al huerto que cultiva, donde contacta con la tierra, con el campo. Un veterano educador que se enfrenta a la poesía con una mirada sencilla pero rimada, en el respeto a la palabra, en el cuidado a la rima. Un hombre de los que todavía creen en una máxima que hoy ha dejado de ser tópica: la cultura os hará libres. Quiere educar hombres libres, con conocimiento, para dar armas con las que defenderse de los manipuladores de la mente. ‘Solo quiero versarte’ (Ed. Lápices de Luna) es su último poemario, una obra de micropiezas que no por pequeñas son menos grandes. El amor, la contemplación de lo amado, la resistencia en la cultura, el pueblo, el campo, la vida, y todo en rebeldía contra la ignorancia y la injusticia.

¿Por qué la poesía?

En mi caso, porque desde pequeño, había cosas relacionadas con los sentimientos que, por motivos de introversión, timidez, o ciertos complejos, no me atrevía a decir a la cara y mi válvula de escape era escribir. Siempre he tenido bastante sentido del ritmo y ahí acude la rima de forma fluida y espontánea para que los versos broten hasta tal punto que hay que llevar una libreta y un bolígrafo a mano para que no se olvide lo que se ha creado en un momento de inspiración.

¿Qué le interesa de la poesía y cómo se definiría como poeta?

De la poesía me interesa lo que me dice algo, lo que me hace sentir, igual que el flamenco o cualquier otra manifestación cultural, independientemente de los conocimientos teóricos que yo tenga sobre el tema. Los sentimientos están por encima de todo. En cuanto a mi definición como poeta, eso depende de los demás. Es una cuestión sumamente subjetiva pero, en lo que a mí respecta, apasionado, espontáneo, cuestionándolo todo y auténtico, en el sentido más generoso de la palabra.

¿Cómo describiría su poesía?

A lo largo de mi recorrido como poeta, que abarca más de treinta años, mi poesía, al igual que mi vida, ha ido modificándose aunque hay constantes que podemos identificar fácilmente como es mi perseverancia en cuestionarlo todo, el beber en mis raíces campesinas, mi rebeldía ante la injusticia y la ignorancia, a la que he combatido incansablemente desde mi profesión de maestro y mi verdad en las respuestas que trato de dar a mi existencia de forma sincera y apasionada.

¿Qué temas le interesa abordar?

Para mí la poesía es, por encima de todo, sentimiento, y, partiendo de esa premisa básica, todo lo que me vaya cuestionando en cada momento es un tema susceptible de ser llevado a un poema. He escrito sobre las condiciones inhumanas en las que se desenvolvía la vida cotidiana de los campesinos en los años sesenta, sobre la belleza salvaje del entorno en el que vivo, de mi lucha atroz contra el sistema que nos aborrega, nos hace incultos y nos maneja a su antojo, sobre el amor y el desamor… Sobre mi vida.

La perseverancia en cuestionarlo todo es una constante de mi poesía”

¿Por qué un libro de poemas breves?

Entre otras cosas, que no son excluyentes, me gusta decir mucho con pocas palabras. Como dice Nuria Fernández en el prólogo de mi próximo libro, estos micropoemas son rápidos de leer y lentos de digerir, porque llevan cargas de profundidad que necesitan ser masticadas despaciosamente para degustar todo el sentido que llevan implícito. “No te preguntes qué me pasa. Me pasas tú”. Se puede decir con mil palabras o con nueve. Ni más ni menos.

¿Cómo se planteó “Solo quiero versarte?

En el mes de agosto del pasado año entregué a Juan Luis Tapia, editor de Lápices de Luna, un material poético para estudiar la posibilidad de publicarlo y en él iban micropoemas y otros poemas con una métrica más tradicional. Mi primera idea era publicar un libro con todos incluidos pero, una vez analizados por el editor, me propuso sacar dos libros, uno con los micropoemas y otros con los poemas más tradicionales, y en ello estamos.

¿Qué ha pretendido destacar en este poemario?

Fundamentalmente, experiencias íntimas de mi vida en mi relación con las demás personas que han tenido y tienen importancia en mi existencia cotidiana desde los distintos parámetros con los que hemos interrelacionado, desde el temor a mostrarnos tal como sentimos, la imposibilidad que nosotros mismos nos damos para profundizar en una relación, la nostalgia por un pasado que pudo haber sido de otra forma o de un futuro que se antoja incierto. Siempre sentimientos a flor de piel. Es decir, vivir.

Amor, silencio, resistencia y vida son constantes en su poemario. ¿Es ‘Solo quiero versarte’ un canto a la vida y al amor?

¿Acaso hay algo más apasionado, más vital? Amor y desamor, resistencia ante la adversidad y vida, que es lo que somos mientras estamos aquí. En cuanto al silencio, es una de las claves del poemario porque siempre estamos utilizando las palabras para comunicarnos pero, la mayoría de las veces, una mirada nos dice más que mil palabras:

De todos los sonidos,
El que más me gusta es tu silencio.

O este otro:

Nos miramos un instante
y, en silencio, nos dijimos tanto
que tendré que escribir toda mi vida
para contarlo.

¿Qué piensa como maestro de cómo se divulga la poesía entre los más pequeños y los jóvenes?

Aquí voy a ser muy drástico, pero no me queda otra para ser fiel a mí mismo. Durante los 37 años que llevo inmerso en las tareas educativas, he visto con suma impotencia cómo se han ido bajando los niveles del alumnado hasta el punto de tener un país que permite y apoya a gobernantes que nos tienen inmersos en un sistema totalmente corrupto. ¿Y por qué? Se ha primado por encima de todo la ignorancia y la incultura, los subsidios y el aborregamiento absoluto. Desde la escuela, divulgar poesía o cualquier otra manifestación artística depende, sobre todo, del voluntariado de los profesionales que nos dedicamos a esto. En mi caso, apoyado por el Ampa de mi centro y el Ayuntamiento, llevamos varios años programando concursos de poemas, cuentos y dibujos con un gran éxito de participación de los alumnos, pero eso se queda en pura anécdota dentro de la tónica general en la que se desenvuelve el sistema (des)educativo.

¿Es considerada la poesía en estos tiempos tan prosaicos?

No quiero caer en la redundancia pero todo revierte a la misma causa. Gente poco preparada, que apenas sabe leer (y mucho menos escribir) y cuyos intereses han sido sibilinamente alejados del intraconocimiento (el que tú posees y no el que te brindan a través de factores externos como redes sociales, internet…). En esta situación en la que los cerebros están cada vez más vanos y fiándolo todo a lo que otros nos ponen por delante (usted no se preocupe que nosotros nos ocupamos de todo) el número de personas que tiene una modesta consideración hacia la poesía y las artes en general, es ínfimo, y si no a las estadísticas nos podemos remitir.

¿Quiénes son sus fuentes poéticas, sus autores?

Como dijo Bukowsky, todos aquellos a los que les sale a borbotones lo que sienten. Esa es la poesía de verdad. Puro sentimiento. Me encantan Benedetti, Neruda, Machado, Lorca y, sobre todo, Miguel Hernández. Sólo de pensar lo que fue capaz de escribir antes de morir con treinta y pocos años, partiendo de un mundo rural y un trabajo de cabrero, me quedo sin palabras. Otra vez los silencios.

¿Qué papel juega el medio rural en sus poemas?

Teniendo en cuenta que es ahí donde he nacido, he pasado los primeros años de mi vida y he vuelto a los cuarenta, sería imbécil si no lo considerara como un pilar básico de mi vida. Me han inspirado multitud de poemas, publicados en mi primer libro, ‘Versos desde el Sur’, y me proporciona la calma y la serenidad para seguir escribiendo, ya que paso muchas horas rodeado de su espléndida soledad. Soy amante puro de la naturaleza y siento un profundo asco por lo que estamos haciendo con ella. Solo me queda seguir defendiéndola con uñas y dientes y disfrutar de ella hasta el fin de mis días.

solo quiero versarte libro de poemas de Antonio García Corbacho

Título: ‘Solo quiero versarte’.
Autor: Antonio García Corbacho.

Editorial: Macasar / Lápices de Luna
Páginas: 102.
Precio: 12 euros

Para adquirirlo (sin gastos de envío) escribe a soloquieroversarte@gmail.com

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Archivos

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)

parriba